Pequeña reflexión sobre Cuba y la reaparición de Fidel.

Hace pocos días Fidel Castro reapareció públicamente en el homenaje a su ex cuñada. Todo el revisionismo pomposo del mundo lo celebró como si de la toma del palacio de invierno se tratase, como si el hecho de que siga respirando fuera la mayor de las victorias posibles, me gustaría realizar por la ocasión un pequeño análisis de quien es Fidel Castro y cuál ha sido su “aporte” al movimiento comunistas internacional.

En primer lugar al Cesar lo que es del Cesar, la revolución cubana representó un faro de luz para todos los pueblos oprimidos por el imperialismo, un gran golpe contra el imperialismo norteamericano, una experiencia de revolución antiimperialista y democrática. Pero una vez dicho esto también hay que ser realistas y críticos, Fidel fue el principal culpable de que las cosas no solo no fueran más allá, profundizando la revolución, sino que sufrió un gran retroceso paulatino que ha llegado hasta la lamentable situación actual.

Bajo la égida de Fidel se constituyó el Partido Comunista de Cuba en 1965, principalmente de la fusión del movimiento de liberación cubano del 26 de Julio y del PSP (Partido Socialista Cubano), esta unión fue a calzador donde tuvieron cabida todo tipo de desviaciones antimarxistas, como los propios fidelistas, los trotskistas, etc… Esta constitución del PCC no tuvo nada que ver con cómo se debe de constituir un Partido de estructura de nuevo tipo leninista, se realizó por oportunismo y seguidismo a la URSS revisionista de Kruchov, cambió la dependencia de una potencia imperialista (la norteamericana) por la de otra socialimperialista (la URSS de Kruchov), para ello aceptaron, Fidel a su cabeza, las infames tesis del XX Congreso del PCUS compartiendo los mismos argumentos que la reacción internacional.

Así de un movimiento de tendencias izquierdistas y aventureras terminaros haciéndole el juego a los derechistas soviéticos, los revisionistas son tales sean de izquierdas o de derechas y hay que combatirlos por igual, dependiendo de las condiciones materiales.

El PCC nunca fue un Partido Comunista, fue el partido que desmovilizó la revolución cubana, se constituyó a imitación de los partidos revisionistas y pasó a engrosar sus filas en ofensiva contra los auténticos Partidos comunistas antirrevisionistas como el Partido del Trabajo Albanés. Se creó una dependencia a todos los niveles de la URSS, prefirieron vender su país y sus principios en vez de industrializarlo y ser independientes, lo pagarían con creces cuando el revisionismo soviético colapso y dejó a Cuba sin mercado y sin posibilidad de importar productos de primera necesidad, ese periodo especial que tuvo que sufrir el pueblo cubano no hubiera existido como tal si Fidel y el PCC no hubieran convertido a Cuba de nuevo en un país dependiente.

Para escribir un libro sería también la cuestión de las aventuras al servicio del socialimperialismo soviético en África, las cuales se pintan como grandes gestas revolucionarias que exportaban la revolución, la guerra en Angola se ganó, qué tipo de gobierno se implantó en Angola tras la victoria Cubana-soviética ¿un estado socialista?, no, un régimen satélite de la URSS, un estado capitalista que terminó derrumbándose como el resto del bloque revisionista. No se puede llenar uno la boca contra el revisionismo, contra el golpe de estado del XX Congreso, en defensa de Stalin, caracterizar a los que perpetraron el golpe como traidores revisionistas y luego decir que sus acciones de conquista (de esos mismos revisionistas) de mercados son grandes revoluciones. O son revisionistas traidores o son comunistas consecuentes, que elijan, pero que elijan ya y dejen el eclecticismo de lado. Nosotros elegimos la segunda opción, elegimos ser consecuentes con nuestra clase y con el marxismo-leninismo.

La debacle de Cuba no empieza con el derrumbe de la URSS, su origen tampoco es el bloqueo, su origen está en que el movimiento 26 de Julio no estuvo dirigido ni hegemonizada por la clase obrera, que Fidel no era ningún comunista, cuando afirmó “We are not comunist” y la gente se pensaba que era una estrategia se equivocaban, decía la verdad, el PCC es Fidelista y Martiano, “comunista” por circunstancias, si no hubieran necesitado a la URSS revisionista jamás se hubieran declarado comunistas.

Hay ilusos que incluso piensan que hasta el VI Congreso del PCC, la existencia de propiedad privada (siempre la hubo), la llegada de Raúl o las relaciones recientemente recuperadas con EEUU la cosa iba bien, que se lean los documentos del I Congreso del PCC o cualquier texto medianamente extenso de Fidel y se darán cuenta de que la putrefacción viene desde el principio, que el PCC y sus líderes son revisionistas, que da igual Fidel que Raúl, Almeida que Alarcón, que todos son hijos de lo mismo, hijos del revisionismo soviético, a quienes hay que combatir y denunciar, da igual el que esté, la revolución se vio truncada por el mismo PCC, que convirtió a Cuba, a la Cuba de la revolución Cubana en un país dependiente.

Puede que ahora la traición de estos líderes a la revolución, a la clase obrera se pueda ver de forma más clara, pido que todos los que apoyan la revolución cubana de forma acrítica la estudien de forma objetiva, que reflexionen sobre los temas expuestos y que expresen de forma sincera quienes son los claros culpables de haber llegado a la situación actual. Cuba nunca fue un país socialista, se quedó en la revolución democrática, la cual ha sufrido y sufre un grave retroceso, de seguir así el imperialismo norteamericano volverá a dominarla.

Es necesario hacer una valoración crítica para poder solucionar la actual situación que sufre Cuba de acelerada conversión en una nueva China, un país de capitalismo salvaje.

Juan Mesana.

Anuncios