Desmontando a Mao.

Extraído de Tiempos Rojos.

“El peligro principal es aquella desviación contra la que se cesó de combatir y a la que se ha permitido de este modo crecer”. | Stalin, citado en Historia del Partido Comunista (bolchevique) de la U.R.S.S. (1939)

La época que atravesamos es la época del imperialismo y de las revoluciones proletarias, la época de la descomposición del capitalismo y la sustitución de éste por un nuevo régimen, el régimen socialista. El socialismo ya no existe desde hace más de 20 años, la correlación de fuerzas favorece a la burguesía y al imperialismo desde hace mucho más tiempo, los marxista-leninistas se encuentran en un periodo de acumulación de fuerzas en el que es fundamental establecer un clara línea de demarcación entre las ideas del auténtico socialismo -las ideas de Marx, Engels, Lenin y Stalin- y las ideas del falso socialismo.

Si bien es cierto que el “pensamiento Mao Tse-tung” ha caducado histórica y políticamente y que no representa en la actualidad en la inmensa mayoría de países la corriente más peligrosa del revisionismo moderno, los vestigios de su ideología perduran aún en las cabezas de muchos marxista-leninistas honestos. Los mitos en torno a la República Popular China, como el país “internacionalista por excelencia”, y sobre todo en torno a Mao, como el “impulsor” de una supuesta “tercera etapa” del marxismo, han estado siendo difundidos por más de cinco décadas desde dentro y desde fuera del movimiento comunista, y no podían dejar de tener su influencia entre los marxista-leninistas y los revolucionarios.

Y es precisamente Juan Mesana quien, teniendo en cuenta esta situación, ha emprendido la labor de desmontar estos mitos. Desde la pragmática y contradictoria política exterior de la República Popular China, pasando por la relación entre la Komintern y el PCCh y la extraña concepción filosófica que predominó durante tantos años en China, hasta la llamada “revolución cultural”, todos los temas principales de la China de Mao son analizados por Mesana, punto por punto, con el objeto de demostrar de una manera concisa y clara que el maoísmo «es una teoría burguesa de profundo carácter antimarxista» (pág. 147), a la vez que refresca nuestros conocimientos sobre China y el PCCh y expone cuál debió haber sido y fue la posición marxista-leninista ante cada problema.

El libro se destaca por su forma “popular” de exponer, por la solidez con la que defiende su premisa y porque conforma un esfuerzo valiente para restaurar la verdad histórica. Cualquier marxista que desea tener una opinión que se distingue de la oficial, de la soviética y de la occidental, debería leer Desmontando a Mao.

Desde TR deseamos que Reconstrucción Comunista continúe y profundice su lucha contra las diferentes corrientes del revisionismo moderno. Confiamos en que sabrán seguir adelante por el buen camino.

Para descargar pinchar aqui.

tapa-libro

Anuncios