¿Qué representa la cinta de San Jorge?

La cinta de San Jorge es reconocida actualmente como una especie de bandera del antifascismo en el conflicto ucraniano. Se toma como símbolo de aquellos opuestos al golpe de estado fascista, aquellos que reciben el apoyo de la otra potencia imperialista en juego: Rusia. Obviamente la cinta de San Jorge no ha nacido con el propio conflicto, tiene varios siglos de historia. Y son precisamente esos siglos quienes arrojan luz sobre lo que significa tal enseña.

La Orden de San Jorge nació en 1769 con la emperatriz Catalina II de Rusia, ya con la disposición de las barras tal cual hoy las conocemos. Casi un siglo después, el zar Alejandro II de Rusia ordena que sólo pueda imponerse esta condecoración por méritos militares. En todos sus grados, la cruz de San Jorge simboliza desde su nacimiento valores totalmente ajenos a lo que en teoría debería representar el antifascismo. Representa a la aristocracia, al feudalismo, a las conquistas militares cuyo único fin es enriquecer a tu señor.

Evidentemente, el fenómeno nacionalista que llega varios siglos más tarde otorga un significado adicional a la cinta de San Jorge: la defensa de la patria. Como comunistas consecuentes sabemos que el concepto nacionalista de la patria es ajeno a los intereses de la clase obrera. Que los sentimientos nacionalistas, aún respetando el derecho de autodeterminación de los pueblos y naciones, no conducirá en la fase actual imperialista más que a la separación de la clase obrera en familias nacionales.

Es por este motivo que la Revolución Bolchevique de 1917 abole la Cruz y la Cinta de San Jorge, por otra parte – y esto resulta un argumento de mucho peso – el ejército blanco, los contrarrevolucionarios, mantienen este símbolo de la aristocracia zarista. La Unión Soviética fundará dos condecoraciones que mantendrán los colores naranja y negro, con la misma distribución a rayas, pero con significados muy distintos. En 1943 se instituye la Orden de la Gloria Militar y en 1945 la Medalla de la Victoria sobre Alemania. Finalmente, en 1992, tras el derrumbe de una Unión Soviética que carecía de la ideología marxista-leninista, se reestablecen tanto la Orden como la Cruz de San Jorge.

En resumen, podemos ver como los colores naranja y negro se recuperaron por parte de la URSS en época marxista-leninista; no con la cruz y la orden. Estas enseñas, que representan la defensa de la patria de los obreros, sí tienen un trasfondo revolucionario. Es importante que se destaque este hecho cuando alguien porte la cinta de San Jorge.

Por desgracia mucha gente luce tal cinta por un sentimiento nacionalista ruso, de exaltación de una potencia imperialista con un símbolo que nació como representación de la aristocracia zarista. Lo mismo cabe decir de la cruz y la orden de San Jorge.

La lucha por los símbolos revolucionarios como la hoz y el martillo es tan indispensable como el aplastamiento de los símbolos contrarrevolucionarios y ajenos al internacionalismo proletario.

José del Valle.

 

 

 

 

 

Anuncios