SOBRE EL MATERIALISMO DIALECTICO Y EL MATERIALISMO HISTÓRICO

 Breve Curso de la Historia del PC (b) de la URSS (José Stalin, Septiembre de 1938).
 
 
El materialismo dialéctico es la concepción del Partido marxista-leninista, llamase porque su modo de abordar los fenómenos de la naturaleza, su método de estudio en estos fenómenos y de concebirlos, enfocarlos, su teoría, materialista, etc.
 
El materialismo histórico es la aplicación de los principios del materialismo dialéctico al estudio de la vida social, a los fenómenos de la vida de la sociedad, al estudio de ésta y de su historia.

El método dialéctico marxista se caracteriza porque los objetos y los fenómenos se hallan orgánicamente vinculados unos a otros, dependa unos de otros y se condicionan los unos a los otros, por eso, el método dialéctico entiende que ningún fenómeno de la naturaleza puede ser comprendido, si se le toma aisladamente, sin conexión con los fenómenos que le rodean. La dialéctica no considera a la naturaleza como algo inquieto e inmóvil, estancado e inmutable, sino como algo sujeto a perenne movimiento y a cambio constante, como algo que se renueva y se desarrolla incesantemente y donde siempre hay algo que nace y se desarrolla, y si algo que se mueve y caduca. Toda naturaleza dice Engels, hasta el hombre se halla en estado perenne de nacimiento y muerte, en flujo constante, en movimiento y cambio incesante.
La naturaleza se mueve, en última instancia, por los cauces dialecticos y no por los carriles metafísicos, que no se mueve en la eterna monotonía de un ciclo constantemente repetido, sino que recorre una verdadera historia.
 
Dialéctica, en sentido estricto, es, dice Lenin, el estudio de las contradicciones contenidas en la esencia misma de los objetos, y más adelante dice, el desarrollo es la “lucha” de los contrarios. Dentro de las condiciones modernas, el régimen de la esclavitud es un absurdo y una necedad contraria a la lógica.
 
En cambio, dentro de las condiciones de disgregación del régimen del comunismo primitivo, el régimen de esclavitud era fenómeno perfectamente lógico y natural, ya que representaba un progreso de comparación con el comunismo primitivo.
 
El paso del capitalismo al socialismo y la liberación de la clase obrera del yugo capitalista no puede realizarse por medio de cambios lentos, por medio de reformas, sino solo mediante la transformación cualitativa del régimen capitalista, es decir, mediante la revolución.
 
Esto significa que en política, para no equivocarse, hay que ser revolucionario y no reformista.
Carlos Marx decía que no es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino por el contrario, el ser social es el que determina su conciencia. La teoría se convierte en una fuerza material tan pronto como prende en las masas.
 
Esto quiere decir que para poder influir sobre las condiciones de la vida material de la sociedad y acelerar su desarrollo, su mejoramiento, el Partido del proletariado tiene que apoyarse en una teoría social, en una idea social que refleje certeramente las exigencias del desarrollo de la vida material de la sociedad y que sea capaz de poner en movimiento a las grandes masas del pueblo, movilizarlas y organizar con ellas el gran ejército del Partido del proletariado.
 
En el materialismo histórico, dice Stalin, el crecimiento de la población no es ni puede ser el factor cardinal en el desarrollo de la sociedad, el factor determinante del carácter del régimen social, de la fisonomía de la sociedad, para vivir, el hombre necesita alimentos, vestido, calzado, vivienda, combustible, etc. Para tener estos bienes materiales, ha de producirlos, y para poder producirlos necesita disponer de instrumentos de producción, con ayuda de los cuales se consigue alimento, se fabrica el vestido, el calzado, se construye la vivienda, se obtiene el combustible.
 
Bajo el régimen del comunismo primitivo, el modelo de producción empleado es distinto que bajo la esclavitud, bajo el régimen de la esclavitud es distinto que el feudalismo, y, en consonancia con esto, varían también el régimen social de los hombres, su vida espiritual, sus concepciones, sus instituciones políticas. Según sea el modelo de producción existente en una sociedad, así es también fundamentalmente esta misma sociedad, y así son sus ideas y sus teorías, sus concepciones e instituciones políticas, según vive el hombre, así piensa.
 
Esto quiere decir que el Partido del proletariado, para ser un verdadero partido, debe, ante todo, conocer las leyes del desarrollo de la producción, las leyes del desarrollo económico, de la sociedad.
 
Existen las contradicciones irreductibles entre el carácter de las fuerzas productivas y las relaciones de producción, estas se manifiestan en las crisis periódicas de superproducción, en que los capitalistas, no encontrando compradores solventes, como consecuencia del empobrecimiento de la masa de la población, provocado por ellos mismos, se ven obligados a quemar sus productos, a destruir las mercancías elaboradas, a paralizar la producción y a devastar las fuerzas productivas y en que millones de seres se ven condenados al paro forzoso y al hambre, no porque escaseen las mercancías, sino por todo lo contrario, por haberse producido en exceso.
 
Tal es la concepción del materialismo marxista, en su aplicación a la vida social, y en su aplicación a la historia de la sociedad.
 
 
Aporte proporcionado por Julio Tuñón.
Anuncios