Infórme presentado por Enver Hoxha ante la primera Conferencia consultiva de activistas del PARTIDO COMUNISTA DE ALBANIA.

                                    Tirana, 8 de Abril de 1942
.   La Situación en el Partido.
.   La Célula y su organización.

Camaradas:
La causa de que en la organización continúe existiendo una cierta dispersión organizativa y de que el Partido no se haya consolidado aún organizativamente debemos buscarla en el espíritu de grupo, que aún persiste.
Todavía no se ha llegado a establecer en el Partido una perfecta comprensión acerca de su estructura organizativa y de su papel dirigente. Esto se debe a diversos motivos y en particular al hecho de que los camaradas no han asimilado bien el marxismo-leninismo, no comprenden la importancia que tiene la vinculación de la teoría con la práctica o bien no conocen aún las cuestiones fundamentales, esenciales para un comunista, organizador, agitador y propagandista. Está claro que las cosas no pueden seguir así.
Debemos trabajar intensamente en todos los sentidos para elevar la formación de los camaradas, impulsar su progreso y capacitarlos para que lleguen a ser dirigentes, sino ligamos el trabajo teórico con lo práctico, ya que, sin teoría revolucionaria no puede haber tampoco movimiento revolucionario, debemos avanzar por el camino que nos ha trazado nuestro inmortal camarada Lenin. La insuficiente preparación ideológica es la causa de graves errores iniciales en el trabajo.
LA CÉLULA
 
La célula, que para todo miembro del Partido debe ser una verdadera escuela comunista, la célula, para todos los camaradas de Vlora, ha sido una losa sin importancia, en la que los camaradas se reunían muy rara vez, y cuando lo hacían no era para discutir los problemas con la seriedad de un comunista. Cuando un camarada responsable o algún otro camarada de la organización incurre en una falta o comete un error, en su espíritu y en su corazón de comunista aún no formado, nazca una gran desilusión que los desorienta, y estos a la vez pueden acabar siendo víctimas de los enemigos del  Partido.
Al verdadero comunista se le conoce por el hecho de que se siente contento y satisfecho cuando ve que el trabajo asignado es minuciosamente controlado, no para discutir los errores, ni para humillarlo o subestimarlo, sino para corregirlo, instruirlo y elevarlo.
No reduzcan el horizonte de su trabajo, no se limiten únicamente al distrito de Tirana, repercute también en las regiones, por eso salgan un poco de su estrecho círculo,  desembarácense  de los trabajos menudos y abrumadores, encomienden tareas a los camaradas jóvenes, no teman, que sin duda ellos realizaran el trabajo mejor que los viejos.
Refuercen la organización, háganla viva y combativa, ya no es tiempo en el que las células puedan echarse a dormir, no es el tiempo en que los grupos de simpatizantes y los amigos del Partido anden soñando. Reunir regularmente las células  y darles en cada momento instrucciones relativas al trabajo de la semana. Las instrucciones deben ser concretas, tareas prácticas, que traigan verdaderamente beneficio al movimiento y al Partido, reuniones vivas, que se discuta con la máxima seriedad los problemas, prestar toda la ayuda a la juventud, en su educación, etc.
Sobre las células, el número de las mismas y de los grupos de simpatizantes, sobre el número de miembros del Partido mandarnos las listas precisas, según su distribución en las diversas células, y al lado de los nombres, los camaradas dirigentes del Comité Regional, debéis de recibir sus observaciones, y esto en el plazo más breve posible de cinco días, nuestro Partido no puede cojear en el aspecto organizativo.
Dedicar un gran cuidado al trabajo de la prensa y la propaganda, los comunicados, las octavillas, los periódicos, distribuirlos entre toda la población. La sección de propaganda ha de estar siempre vigilante, tales escritos deben ser analizados atentamente en las células,  reproduzcan folletos, libros, sobre todo la Historia del Partido Comunista Bolchevique de la URSS, conferencias y cursos para su estudio, no sabemos nada de las finanzas del Partido, las cuotas y la ayuda deben ir a la caja del Partido, aunque después sean gastadas para cubrir las necesidades, pero es indispensable que se sepa cuál es la contribución que ha hecho el Partido en la lucha.
Todos los camaradas de la célula deben trabajar en todos los sectores y asignar experiencia en todo el trabajo del Partido.
Una labor deficiente y desorganizada debilita al Partido, pero al mismo tiempo no debemos pensar que hay que abrir de par en par las puertas del Partido y hacer ingresar a quienquiera en él. Nadie puede violar la férrea disciplina del Partido sin la cual no podemos seguir avanzando, el Partido siempre debe encontrarse al frente en todo terreno de su actividad, ha de destacarse entre todos por su voluntad, su paciencia, su modestia, su justicia, realizar uno de los trabajos especiales del Partido, y entre los más importantes es, educar a las masas.
Nuestro Partido dirige el Poder por medio de sus militantes, todas las decisiones se elaboran en el  seno del Partido y las aplica el Poder.
Los miembros del Partido trasmiten estas decisiones del Partido al Poder.
La capacidad de un miembro del Partido se conoce y se valora en base al trabajo que realiza donde lo ha puesto el Partido, ahí se ve su capacidad, su disciplina y su fidelidad al Partido.
Por lo tanto camaradas, el comunista debe ocupar el puesto que se merece, demostrar más capacidad que los otros con hechos y no con palabras, porque las palabras las lleva el viento.
Camaradas.
¡¡ Viva nuestro Partido Comunista !!
¡¡ Viva el heroico Partido Comunista Bolchevique de la URSS !!
(Obras Escogidas, Volum. I de Enver Hoxha)
     
Julio Tuñón
       
Anuncios