Sobre Cuba y Fidel.

Ayer nos sobresaltó la noticia de la muerte de Fidel Castro Ruz. Dentro de la izquierda, más allá del PSOE, se ha dado lugar a un tsunami de condolencias y de elogios al que fuera máximo exponente del gobierno cubano durante más de 50 años. Elogios en muchos casos más fundamentados en sentimientos que en realidades, como detallaremos a continuación.

Elogios dirigidos al máximo exponente de la revolución cubana, imagen de antiimperialismo. Hasta aquí de acuerdo, pero a estas personas se les olvida que Fidel también es el máximo responsable del fracaso de la revolución cubana.

EL Movimiento 26 de Julio, con Fidel a la cabeza, realizó una revolución antiimperialista y democrática muy cerca de Estados Unidos, pero en un par de años pasaría de sustituir la dependencia de los Estados Unidos por la dependencia a la URSS revisionista de Kruchov. Tras superar el periodo especial pasarían a ser dependientes de otros países nuevamente. Por lo tanto, su labor antiimperialista queda en nada debido a que pasó a ser el nuevo mamporrero del revisionismo soviético. Es el responsable de que no se profundizara en la socialización de los medios de producción, que se dejara de reprimir a la burguesía y se creara una nueva burguesía cubana enfrentada a la burguesía exiliada en Miami. Es el responsable de la indefensión económica de la isla, de que sea dependiente y de que la revolución se estancara y pasara a establecerse un capitalismo de estado hasta hoy en día. Es el principal artífice de que la revolución cubana fuera un fracaso estrepitoso. Si hubiera industrializado el país en vez de convertirse en una colonia soviética las cosas hubieran sido muy diferentes. Por su culpa y la de los suyos jamás se instauró un régimen socialista en la isla.

Feroz detractor de Stalin, al que ataco durante toda su vida, paladín del revisionismo de Kruchov, apoyó las tesis criminales del XX Congreso y os invitamos a leer los documentos de sus congresos en los que habla de los empresarios nacionales como nuestros empresarios o lo que el propio Castro se cree que es el marxismo-leninismo. La verdad es siempre revolucionaria y como dijo Enver Hoxha, Fidel Castro siempre fue un antimarxista amarrado por cadenas soviéticas.

Ha muerto, que descanse en paz. Pero hay que ser críticos con todo y más con alguien que dice ser comunista y que ha perjudicado tanto al propio movimiento comunista.

Lo peor de todo es ver como gente que se autodenomina comunista no solo igualan a Fidel con los grandes del marxismo, sino que además responden con furia ciega a quienes critican desde el marxismo-leninismo a una persona que fue un revisionista recalcitrante. Algunos de estos incluso defienden a Stalin, a Lenin y a Hoxha, pero por mero folclore. Son comunistas de postín, de cara a la galería. Les gusta todo lo que suene a rojo, pero lo que no saben es que esto no te convierte en comunista, sino en un progre de la peor calaña. No se puede reivindicar a Stalin y a la vez hacer lo mismo con el revisionista de Fidel, gran amigo de Kruchov y de Breznev, como pueden hablar de lucha contra el revisionismo y luego defender al Kruchov cubano. Sus argumentos se basan en que cómo vas a criticar tu a alguien que ha hecho tanto y tu aquí no has hecho nada, esto demuestra en primer lugar que no tienen argumento con base material ninguna, que como no pueden debatir están rabiosos y atacan a lo que pueden, basándose en sentimientos y no en hechos objetivos.

La crítica y la autocrítica son siempre necesarias, y da igual lo grande o no que sea algo, Kruchov era un alto dirigente del PCUS con Stalin y la URSS era mucho más grande que Cuba y que nosotros. ¿Eso le da derecho a destruir la obra de la revolución y a restaurar el capitalismo en la URSS? ¿Nos ponemos a llorar en su entierro y atacamos a todo el mundo que lo critique? No, por supuesto que no, pues si no lo hicimos con Kruchov tampoco lo vamos a hacer con Fidel. Estas mismas personas siempre hablan de la crítica, la autocrítica y de la necesidad de revisarse a uno mismo. ¿Por qué no hacen lo mismo con Fidel? ¿Falta de formación? ¿Culto a la personalidad? ¿Anticomunismo? No lo tenemos claro, pero la crítica ha de hacerse y nos da igual que no sea políticamente correcto, somos comunistas, y los comunistas no ocultan su programa.

Si se niegan a debatir están defendiendo esta cuestión como un dogma religioso que nada tiene que ver con el materialismo dialéctico ni con ser comunista.

Por esta regla de tres deberíamos haber llorado la muerte de Carrillo, porque organizó mucho más que nosotros y el PCE era más grande que nosotros, un argumento más simplón no se puede usar. Todas estas personas son el producto de una derrota del marxismo-leninismo contra el revisionismo de Kruchov en la URSS, es nuestro deber hacer abrir los ojos a estas personas sobre cuestiones tan importantes como la lucha contra el revisionismo.

Otro argumento estrella es el de que en Cuba hay un gran nivel de vida gracias a él. En España se vivía mejor en los 70 con el desarrollismo que en 1940 tras la guerra ¿Aclamamos a Franco como gran figura revolucionaria y gran marxista-leninista? No, por supuesto que no. Entonces, a Castro tampoco.

Su último argumento cuando les desmontas sus delirios idealistas es la cuestión de la valentía. Fidel era muy valiente y si, se lo reconocemos, pero también era muy valiente Atila el rey de los Hunos y por eso no es un revolucionario ni un marxista-leninista ejemplar, así que no le vamos a reconocer lo que bajo ningún caso es.

Todos ellos están poniendo la consigna de la historia le absolverá, no será así desde luego si el marxismo leninismo triunfa, porque será caracterizado como lo que fue, un revisionista.

Sabemos del impacto que puede tener este pequeño artículo, desde la Universidad Obrera invitamos a quien quiera un debate con nosotros que nos escriba correctamente sobre la cuestión y le publicaremos la respuesta integra, es necesario realizar lucha ideológica contra el reformismo, y vemos positivo que se produzca un debate en nuestra plataforma.

 

Tomás Garante.

Anuncios