El deporte y el negocio o el negocio-deporte.

Hoy han detenido al expresidente del Barcelona, Sandro Rosell, por blanqueo de dinero. El propio Barcelona admitió haber cometido delitos y tuvo que pagar una abultada multa por ello y algunos de sus jugadores han tenido problemas por evasión de impuestos (no es una cosa sola del Barça, se han dado más casos en otros equipos).

En seguida por las redes han saltado centenares de personas defendiendo este tipo de actitudes, diciendo que el Barcelona no tiene nada que ver con estos sinvergüenzas, refiriéndose al ex-presidente; de Messi o Piqué no dicen nada. Defendiendo que el club es algo más grande y que tiene unos principios y valores y cosas por el estilo, ¿pero están seguros de esto que afirman? Otros incluso, pareciendo críticos, afirman que odian el fútbol moderno, apostando por volver a otro tipo de fútbol, el cuál no saben especificar concretamente a que otro tipo de fútbol se refieren, porque el fútbol de los 50/60, por poner un ejemplo de fútbol no moderno, era igual de corrupto que el de ahora; sino que le pregunten a Barcelona y Madrid como fue el fichaje de Di Estéfano o cuando la selección española no fue a jugar una final del europeo a Rusia y por qué.

El Barcelona, el Madrid, el Valencia, todos los equipos, son empresas; de hecho, la mayoría de los clubs son sociedades anónimas, viven por y para sacar dinero, les da igual lo demás, no fomentan la participación de la gente en el deporte, solo les importa crear maquinas, iconos para inducir al consumismo capitalista en la sociedad, sirven para alienar y que la gente solo viva y piense en el espectáculo, el cuál es solo un instrumento para dar dinero. La gente de un equipo o de otro siempre ve amaños y favorecimientos a uno u otro equipo según quién gane, no se dan cuenta que todo está prediseñado con un solo objetivo: sacar dinero.

No es que hagan dinero con el deporte, es que lo han transformado en el negocio-deporte, lo que prima es el dinero, no les importa que los jóvenes practiquen deporte, ni crear y fomentar valores, solo quieren alienar y sacar dinero. Ha llegado un punto en que la vida de cierta gente solo gira en torno al negocio-deporte, “eruditos” de bar (fomentan unos hábitos de vida nada buenos) que defienden como verdaderos acólitos de secta a su equipo por encima de su clase y su patria. Todo por el futbol. Incluso fomentan rivalidades absurdas en equipos de determinadas regiones ayudando a crear enemistades absurdas, desmovilizando a la gente que podría coordinarse para hacer cosas más importantes que seguir a un equipo de futbol que es una empresa como lo puede ser Coca-Cola.

“Against modern football” dicen algunos, y son seguidores de clubs de primera división, incluso del Real Madrid y del FC. Barcelona que son los máximos ejemplos en España de equipo-empresa. Si de verdad quisieran otra forma de entender el deporte dejarían de ser de esos equipos, refundarían clubs de socios de base cuyo objetivo no sería ni competir, solo apostar la vida sana, el amor por un deporte y fomentar la participación haciendo equipos desde benjamines para que los niños hagan deporte y aprendan valores como el compañerismo, la amistad, el juego en equipo, etc.

Todo esto, claro está, de forma gratuita y fuera de las ligas y competiciones montadas por las empresas. Esto, por supuesto, actualmente, ya que cuando se trasforme la sociedad, cuando se conquiste el socialismo, todo esto será eliminado, ya que es un fenómeno capitalista. Se acabarán los fichajes mafiosos, los ultras, la corrupción, la alienación y el negocio. Solo quedará el deporte, que será de base como lo principal y la competición sana, constructiva y limpia.

Juan Mesana.

 

Anuncios