¿Qué fue el Socorro Rojo Internacional?

El Socorro Rojo Internacional (S.R.I.) fue una organización política antifascista y obrera, impulsada por la Internacional Comunista para servir de apoyo a la clase obrera mundial, promoviendo la solidaridad entre los trabajadores contra el capitalismo en general y el fascismo en particular. En sus años de actividad proporcionó infraestructura, reunió recursos mediante cajas de resistencia, prestó servicios de defensa judiciales, realizó campañas de apoyo a los prisioneros comunistas, suministró apoyo material y sanitario llegando a levantar hospitales y bibliotecas durante la Guerra Civil Española, estuvo en los conflictos sindicales cuidando a los niños de los obreros y un sinfín de ayudas, actividades de organización y acciones de propaganda en decenas de países.

Formado por miles de militantes comunistas y voluntarios, tuvo un papel decisivo en la formación del Frente Único del proletariado contra el fascismo a nivel internacional que encabezaba la Komintern de Dimitrov. El trabajo abnegado de miles de voluntarios en distintos países evidencia la amplitud que llegó a tener la organización. En España sin ir más lejos, se convirtió en una pieza clave para la vertebración del movimiento antifascista de masas y el mantenimiento de los frentes en la Guerra Civil Española. Se decía que el Socorro Rojo estaba siempre allí donde se le necesitaba.

socorro-rojo-1

Surgimiento del S.R.I.

El S.R.I. surge a finales de 1922 en la Unión Soviética, como Socorro Rojo Internacional de los Combatientes de la Revolución (MOPR). Impulsado por la Komintern, en 1924 la organización ya contaba con 19 secciones en distintos países y celebraba la primera Conferencia Internacional.

La primera celebración a nivel nacional del MOPR de toda la Rusia Soviética tuvo lugar el 30 de enero de 1924 y en ella participaron 50 delegados provenientes de toda la URSS. Es, de todas formas, sólo durante la I Conferencia Internacional del S.R.I., desde el 14 hasta el 16 de julio de 1924, que quedó establecido lo que se refiere a su organización. En ella participaron 108 delegados de los cuales dos tercios venían desde fuera de la Unión Soviética. En esta Conferencia se estableció su propio esquema organizativo, basado en el modelo centralizador de las principales instituciones bolcheviques (Comintern y PCUS), con un congreso internacional, un comité ejecutivo y un presidium. Quedaba organizado como una estructura radial, bajo la dirección y el control soviético.” [1]

socorro-rojo-2
Cartel soviético del S.R.I. que muestra su logo.

El pueblo ruso atravesaba momentos difíciles, estaba inmerso en la Guerra Civil contra la reacción nacional e internacional por la defensa del país tras el triunfo de la revolución proletaria en 1917. Luchaban con el desgaste de las batallas de unos años antes, en la guerra ruso-japonesa y la Primera Guerra Mundial.

En la esfera internacional, la clase obrera asistía a la bancarrota del capitalismo y a la creación del Partido Comunista Internacional en 1919, la Komintern, con secciones en distintos países.

Eran tiempos de lucha y resistencia. Una oportunidad para demostrar las limitaciones del mundo capitalista a través de la solidaridad y el internacionalismo proletario, al mismo tiempo que se preparaba la lucha contra el fascismo incipiente. El mismo año de la creación del Socorro Rojo Internacional, en Italia, Víctor Manuel III confiaba el poder a Benito Mussolini y se marcaba el inicio del régimen fascista italiano.

El Socorro Rojo con su fuerte implantación internacional, fortalecía las posiciones antifascistas del Frente Único del Proletariado y era un apoyo para las conquistas democráticas en otros países, además de una escuela de lucha para la clase obrera. En 1932, Dimitrov ya sentaba las bases para la lucha por la unidad obrera contra el fascismo y hablaba de las tareas de la Internacional para la vertebración del Frente Único:

Esto significa, en primer lugar, la lucha conjunta por descargar de un modo efectivo las consecuencias de la crisis sobre las espaldas de las clases dominantes, sobre las espaldas de los capitalistas, de los terratenientes, en una palabra, sobre las espaldas de los ricos.

Significa, en segundo lugar, la lucha conjunta contra todas las formas de la ofensiva fascista, por la defensa de las conquistas y derechos de los trabajadores, contra la liquidación de las libertades democrático-burguesas.

Significa, en tercer lugar, la lucha conjunta contra el peligro cada vez más inminente de la guerra imperialista, lucha que dificultaría la preparación de esta guerra.” [2]

En este mismo año, la necesidad del S.R.I. se manifestaba con el aumento sin precedentes de sus secciones a casi 70.

A lo largo de la historia, muchos han intentado hacer pasar el S.R.I. por una organización caritativa o una Cruz Roja rusa, despojándolo de toda su esencia política y revolucionaria. Nada más alejado de la realidad. Ya en sus inicios su política obrera era sobradamente reconocida. El S.R.I. fue impulsado por la Komintern como frente amplio de la clase obrera internacional, contaba con organismos centralizados y unos objetivos políticos claros siguiendo la línea general de la Unión Soviética, ejemplo de lucha a seguir para todos los trabajadores. Ya en el V Congreso de la Komintern se decía:

La resolución que fija la posición y las tareas de los partidos comunistas frente al S.R.I.”, hecho que implicará una fuerte, aunque no exclusiva, relación entre las secciones de la Comintern y la organización de las del S.R.I. Es un año, 1924, durante el cual la definición de la función del S.R.I. se puede enmarcar dentro de las nuevas líneas generales de la política soviética en el ámbito internacional, y que hace del S.R.I. una potencial y poderosa arma para la organización del Frente Único.” [3]

Queda claro que no era una ayuda para todos, no era asistencialismo ni caridad, era solidaridad obrera, de trabajador a trabajador. Pese a que la reacción quiera enmascarar la realidad con mentiras infundadas de filantropía hueca, los hechos hablan por si solos.

El S.R.I. tuvo un papel determinante contra el fascismo, creando una retaguardia eficiente, entregada y sólida. En España son numerosos los ejemplos de solidaridad internacional que se dieron.

El Socorro Rojo en España

Los inicios fueron difíciles, en 1923 España se veía inmersa en la dictadura de Primo de Rivera, lo que significó la represión hacia aquellos que intentaban organizar la resistencia. No podemos olvidar que los principales impulsores del S.R.I. eran comunistas, militantes del PCE integrado en la Komintern y fundado tres años antes con García Quejido como Secretario General.

Esto hizo de la creación de los comités locales y la difusión propagandística, tareas difíciles que finalmente llevaron a la necesidad de pasar a la acción clandestina.

La labor de detención fue efectuada por el “Juzgado de Instrucción Especial Anticomunista”, dirigido por el juez Salvador Alarcón Horcas, que tenia competencia en todo el territorio nacional. En estos juicios encontramos noticias sobre el S.R.I. cuyas actividades se incluían en la persecución de acciones ilícitas del Partido Comunista de España. Son documentos que se refieren a expedientes policiales y causas penales contra algunos organizadores de las actividades del S.R.I. y contra los poseedores de cualquier tipo de propaganda de la organización.

Encontramos entre los distintos documentos requisados cartas de los afiliados a la sección española del Socorro Rojo Internacional en las cuales, sobre todo, se evidencian las dificultades de organización del S.R.I. y de su estructuración a nivel de Comité Locales.” [4]

Todas estas trabas hicieron que el proceso fuese más lento y la primera dirección nacional se formalizó finalmente en 1929.

A estas dificultades hay que sumarle la actuación de los trotskistas, que una vez más mediante el POUM, intentaron sabotear la actividad del Socorro Rojo Internacional, en un intento de copia llamada “Socorro Rojo” en paralelo y opuesto a la organización de la Komintern.

El inicio de la actividad destacada del SRI en España, fue en 1934, con la revolución de los mineros de Asturias, concretamente en la negociación de los pactos de unidad de acción que conformarían el Frente Popular, donde empezaron a gestionar la distribución de ayudas y defensas judiciales de los mineros.

Es entonces cuando empezaría a jugar un papel importante también en el inicio de la dirección de los frentes populares, pero no es hasta la Guerra Civil que se daría la posibilidad de participar del movimiento antifascista de masas.

socorro-rojo-3

Sin lugar a dudas, el S.R.I. tuvo un papel más que importante en la retaguardia y la propaganda del bando republicano, implicando a miles de voluntarios y organizando la solidaridad con los combatientes.

socorro-rojo-41
Cartel en Cataluña: “ambulancias para el frente. Colaborad con esta obra del S.R.I.”
socorro-rojo-42
Mitin sección este del Socorro Rojo en España.

En febrero de 1936 contaban ya con su propio órgano de prensa llamado “¡Ayuda!”. Un año después, tuvieron su propia emisora de radio. Además, otros como “Mundo gráfico” y “Libertad” fueron medios de difusión que contribuyeron a levantar la moral del pueblo español en tiempos de guerra, así como la multitud de cartelería propagandística que plasmó la labor de los miles de voluntarios.

La actividad del Socorro Rojo Internacional siguió hasta después de la guerra, proporcionando ayuda a la resistencia antifranquista y a aquellos que marcharon hacia los campos de refugiados del sur de Francia y de la II Guerra Mundial. Finalmente fue disuelto en 1947.

Hoy en día sigue siendo necesario el trabajo de base mediante la solidaridad obrera, en tiempos de dificultad, en los conflictos sindicales, es necesario organizar la solidaridad mediante la lucha de clases. Hay que romper con el asistencialismo y la caridad para construir redes de voluntarios efectivas que sirvan de motor de lucha para la clase obrera. Hoy en día como entonces, es una oportunidad de concienciación, y una escuela de unidad obrera contra la fuente de los problemas, el capitalismo.

De nada sirve la ciber-militancia ni las leyes vacías de las marionetas del capital en el Parlamento. Solo siguiendo el ejemplo de trabajo abnegado y solidario a pie de calle que ha caracterizado siempre a los comunistas, reconstruiremos el movimiento obrero combativo y revolucionario que necesita España.

M. Ortí

socorro-rojo-5

BIBLIOGRAFÍA

[1] El Socorro Rojo Internacional y su intervención en España. Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, pág.2.

[2] Informe ante en VII Congreso Mundial de la Internacional Comunista, 2 de agosto de 1935. J. Dimitrov.

[3] “Resolución adoptada en el V Congreso Mundial de la Internacional Comunista” en S.R.I., (1932), Diez Años de S.R.I. Ed. Combate, Barcelona op. cit. 374 – 375.

[4] El Socorro Rojo Internacional y su intervención en España. Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, Pág. 8.

Biblioteca Nacional de España.

El socorro sanitario en la guerra civil española, CARMEN GONZÁLEZ CANALEJO Universidad de Almería.

Anexo – Cartelería y más fotos de Mundo Gráfico.

Anuncio publicitario