17 de Julio, la sublevación que dio paso a la guerra civil

El 17 Julio de 1936 comenzaba en Melilla la sublevación de los fascistas contra la República. Un golpe de estado que acabaría fracasando y se convertiría en el detonante de la guerra civil española.

El golpe fracasó por diversos factores, Roberto Vaquero los recoge en “Historias de la España Revolucionaria”. A continuación os dejamos algunos de ellos:

– Politización y organización de las masas en torno a partidos y organizaciones obreras que defendían sus intereses de clase y que se opusieron vehementemente al golpe.

– Fracaso general del golpe en apoyo popular. Las masas apoyaron la legalidad republicana en su mayoría, en las ciudades que triunfó fue por la fuerza militar.

– Derrota absoluta en Barcelona y Madrid. La marcha hacia la capital de las cuatro columnas fue frenada y derrotada.

Aprovechando esta fecha, debemos recordar y reivindicar el papel que los comunistas jugaron en todo este proceso. El Partido Comunista, años atrás había creado las Milicias Antifascista Obreras y Campesinas, que serían clave en la lucha contra el golpe de estado fascista, especialmente en Madrid.

Las MAOC se convirtieron en las tropas de choque contra los fascistas, en Madrid llegaron a asaltar el cuartel de la montaña. Fueron la base de los primeros batallones comunistas del conflicto, la creación del Quinto Regimiento y también de las brigadas del Ejército Popular.

El PCE de José Díaz invirtió todas sus fuerzas en organizar y preparar al pueblo para enfrentar el terror fascista, mientras otros preferían minusvalorar al enemigo o emprender “revoluciones” de retaguardia que solo sirvieron para facilitar las cosas a los fascistas.

Que no caiga en el olvido.