Sobre el supuesto arribismo de Stalin

La historiografía burguesa, así como los cruzados contra el socialismo dentro del movimiento obrero tienen marcada en su agenda calumniar a los dirigentes revolucionarios en general, y a Stalin en particular. En su “biografía” de Stalin, por ejemplo, Trotsky sostiene que el georgiano tenía una “insaciable sed de venganza”, que “iba tras el poder, íntegro, a costa de lo que fuese”, que poseía un “primitivismo en la sangre”, un “barbarismo asiático” y demás tonterías por el estilo. A fin de continuar desbaratando las calumnias que sobre Stalin lanzan los enemigos del marxismo, repasemos las veces que él intentó renunciar a sus cargos, demostrando que su supuesto arribismo no se fundamenta en los hechos.

El 19 de agosto de 1924, en su carta al Pleno del CC del PCR(B), Stalin pide que se le relegue del Buró Político del CC arguyendo que “un año y medio trabajando en el Politburó con los camaradas Zinóviev y Kámenev, luego del retiro y posterior muerte de Lenin, hicieron perfectamente clara para mí la imposibilidad de un trabajo político honesto, sincero con estos camaradas dentro de los marcos de un pequeño colectivo” (Stalin, citado en “Khrushchev Lied”, Grover Furr, pág. 245). Luego de solicitar una licencia médica de dos meses, pidió que se le reasigne al lejano pueblo siberiano Turujansk o a alguna otra región para realizar un trabajo que “atraiga poca atención” (Id., Ibíd.) El Pleno, que contaba con la presencia de Trotsky, Kámenev y Zinóviev, impuso por unanimidad que Stalin permaneciera en su cargo. El 27 de diciembre de 1926 intentaría lograr esto de nuevo pidiendo al CC que se le aparte del puesto de Secretario General del CC porque no podía ya trabajar en ese cargo: “no cuento ya con la fuerza para trabajar en esta posición” (Id., Ibíd.), diría Stalin. Sus esfuerzos fueron también esta vez en vano.

Continuar leyendo “Sobre el supuesto arribismo de Stalin”

Anuncios

Per Stalin

Aquest mes (febrer del 2016) s’ha tornat a parlar en els mitjans de Stalin i la seua figura degut a la publicació del llibre de James Harris “The great fear”, en el que parla de l’anomenada gran purga soviètica i del propi Stalin després de que es feren públics els arxius secrets sobre aquest període històric.

Historiadors burgesos (Harris també ho és) porten dècades clamant als quatre vents que quan es desclassifiquessin els arxius secrets sobre Stalin podríem veure la veritat dels seus crims contra la humanitat. Fa dècades de la publicació de Robert Conquest sobre el gran terror “estalinista”; és una llàstima que haja mort i no puguem veure quina cara ficava al veure que l’obra a la que ha dedicat tota la seua vida ha quedar relegada a l’abocador de la història. Que les seues mentides, tergiversacions i conclusions sobre l’etapa de la URSS amb Stalin al capdavant no són més que un absurd intent d’un busca-raons del capitalisme per denigrar a un home que ho va fer tot per aconseguir un món millor.

Fins i tot el propi Harris admet (intentant deixar clar que no té cap simpatia per Stalin) que les conclusions de Conquest sobre que el que mogué a Stalin era l’intent d’instaurar un poder personal i dictatorial en la URSS és quelcom que els arxius demostren que és fals. En canvi, el que mogué a Stalin i al PCUS durant tots aquestos anys fou la construcció i defensa del socialisme. Fou una època de grans dificultats i, malgrat els errors, la història s’ha encarregat de demostrar que sense cap dubte el camarada Stalin va estar a l’altura.

És molt fàcil per un acadèmic petit-burgès criticar les purgues com una cosa brutal, però cal fixar-se en el context en el que es feren. En primer lloc, el socialisme triomfant s’enfrontava tant a l’enemic intern com a l’extern.

  • Intern: antics tsaristes, anarquistes, fraccionalistes de tot tipus i arribistes; tots ells cometien intents de derrocar el règim socialista, mitjançant sabotatges, espionatge i incús atemptats com el que li va costar la vida al camarada Kirov o el que cometeren els reaccionaris anarquistes contra Lenin.
  • Extern: en la guerra civil ja intervingueren varies potències estrangeres per ajudar a l’exèrcit blanc. Posteriorment, hi havia hagut plans per part de les potencia capitalistes per realitzar una invasió a la URSS. A partir de 1936 l’amenaça era imminent.

En aquesta conjuntura, qui no es prepararia per a la venidora lluita? Qui seria tant estúpid de no preparar l’Estat a tots els nivells per poder sobreposar-se a aquestes amenaces? Només un neci esperaria que les coses es solucionessin soles esperant sobreviure. Stalin actuà correctament, les purgues foren un mal necessari. De fet, derivat d’aquestes dificultats que s’agreujaren amb la II Guerra Mundial i la pèrdua de quadres del Partit es pogué veure que el procés de purgues havia d’haver sigut més profund del que fou. Ací els acadèmics de la ignomínia com Conquest i Cia es ficaran les mans al cap, però la revolució és violenta i no pot sobreviure a la reacció contrarevolucionària només amb “bons” gestos. La nostra moral és la proletària, la lluita de classes; la moral cristiana del bé i el mal els la deixem als cures.

Intenten criminalitzar a Stalin, tirar-li la culpa de tot el que es va fer en defensa del socialisme per, criminalitzant-lo a ell, criminalitzar el comunisme, i no podem permetre-ho. L’obra del PCUS, del camarada Stalin, és una de les parts més brillants de la història del moviment revolucionari; és el nostre deure no permetre que es xafi, doncs estaríem deixant que xafen el marxisme-leninisme i la lluita per l’emancipació de la nostra classe.

En els tant alabats processos de Moscou, les propis observadors internacionals que estigueren presents no van veure cap irregularitat. Hi ha molta imaginació al respecte; és graciós que acusin de realitzar tortures mentre es silencien les tortures que es produeixen als seus propis països, per exemple en Espanya, perquè si algú pensa que les confessions les treuen sense torturar és que no saben del que parlen, o potser ho encobreixen – “se cree el ladrón que todos son de su condición” –. Hem de combatre la difamació burgesa sobre la justícia popular en la URSS. Ells, la burgesia, són els vertaders torturadors i assassins; que no confonguin a la gent.

Per últim, sobre la purga, voldria plantejar al lector una qüestió: si tan arbitràries foren les purgues, per què es va castigar i purgar a Yagoda, responsable de les primeres purgues, per la seua ineficiència i arbitrarietat? La resposta és clara: no foren arbitràries ni responien al capritx de ningú, eren una necessitat deguda a les condicions materials en les que vivien.

El principal impuls per criminalitzar a Stalin el donà el traïdor de Kruchev en l’assalt al poder durant el XX Congrés, un autèntic colp d’estat en el que, amb el seu infame informe al culte a la personalitat, pretengué carregar-li el mort a Stalin, intentant desprestigiar i destruir el seu llegat.

Des d’aleshores, la burgesia ha continuat l’estela de difamació fins avui, però el seu llegat és inesborrable, i per molts atacs que es produeixin en el desenvolupament de la lluita de classes, el proletariat no permetrà que caigui en l’oblit.

Stalin fou un bolxevic des dels inicis, una persona humil, sacrificada i disciplinada, temperada mentre lluitava de jove en vagues en Geòrgia o atracant trens blindats per finançar el Partit. L’enviaren a Sibèria diverses vegades, però s’escapava i tornava al mateix, sense doblegar-se, irreductible. L’acusen de ser un buròcrata; m’hagués agradat veure a eixos “acadèmics” de saló realitzant el treball d’acció que va fer Stalin en la seua joventut.

Fou un brillant organitzador de l’exèrcit durant la guerra civil que donà el triomf al socialisme.

Home cultivat i intel·lectual de renom, com proven les seues obres teòriques que s’han convertit en clàssics del marxisme-leninisme. Destacant la seua lluita contra el revisionisme, la qüestió nacional, la lingüística i la construcció del Partit. Se l’acusa de ser un neci per part d’aquells acomplexats i traïdors que només li tingueren enveja.

Constructor del Partit, lluitador infatigable, assot dels revisionistes i fraccionalistes de tot tipus.

Fou la figura principal en la construcció del socialisme i la destrucció del III Reich dels mil anys; el seu paper durant la II Guerra Mundial va ser brillant, admès pel propi traïdor de Zhukov en les seus memòries.

Què es pot dir d’un home que fins els més ferris enemics del qual parlen bé d’ell? Açò deia Winston Churchill, imperialista feroç, sobre ell:

“La sort per Rússia fou que durant els anys de les grans proves va ser dirigida per aquest estratega inflexible que fou Iósif V. Stalin. Fou una personalitat importat, assenyalada i inqüestionable. Stalin estava dotat d’una energia extraordinària, era un erudit amb una voluntat forta, inflexible, implacable tant en el treball com en les discussions, i jo mateix, malgrat tota la meua ciència del Parlament anglès, no hagués pogut contradir-li res. La força activa del seu treball era tan gran en ell que constituïa una cas únic entre tots els Caps d’Estat de tots els temps i de tots els pobles. Stalin produïa impressions molt fortes sobre cadascun de nosaltres. La seua influència sobre el poble era inqüestionable. Quan entrava en la sala de la Conferència de Yalta, cadascun de nosaltres, com si ens ho haguessin demanat, s’alçava i, de manera sorprenent, posava les mans en les costures dels pantalons, romanent immòbil. Posseïa una intel·ligència profunda. Era un mestre inigualable per descobrir solucions als problemes més complexes, inclús en els casos en que pareixia que no hi hagués solució possible. Havia creat i manava un país colossal. Era una personal que hauria pogut eliminar als seus enemics amb l’ajuda de les mans dels seus enemics i aconseguí inclús fer-nos combatre contra els imperialistes, a nosaltres que també ens considerava obertament com a tals. Stalin era tant gran que era incomparable en el món. Havia sortit del no res i deixà rere ell una Rússia equipada amb armes nuclears […] No, no importa el que es digui d’ell, ni la història ni els pobles l’oblidaran…”

S’han llençat moltes mentides sobre el camarada Stalin, però hem de reivindicar-lo com el que és, un comunista conseqüent, un exemple per tots els qui lluiten per un món millor. Els seus ensenyaments segueixen vigents i són grans aportacions per a la ciència del marxisme-leninisme. Com ell mateix digué: “Sobre la meua tomba llençaran muntanyes de brossa; el vent de la història les esborrarà inexorablement”. Quina raó tenia Stalin; no podem permetre que aquesta brossa quedi impune, és nostre el deure netejar el seu nom.

Tomás Garante.

Traduït al català per Alfons Llorca.

J. Stalin. Octubre, Lenin y la perspectiva de nuestro desarrollo.

Creo que entre el período de la preparación de Octubre, hace ocho años y el período actual, a los ocho años de Octubre, hay un rasgo común, a pesar de sus enormes diferencias. Ese rasgo común es que ambos períodos reflejan un momento crucial en el desarrollo de nuestra revolución. Entonces, en 1917, se trataba de pasar del Poder de la burguesía al Poder del proletariado. Ahora, en 1925, se trata de pasar de la actual economía, a la que no se puede llamar socialista en su conjunto, a la economía socialista, a la economía que debe servir de base material de la sociedad socialista.

¿Qué situación había en el período de Octubre, cuando el Comité Central de nuestro Partido tomó, el 10 de octubre de 1917, bajo la dirección de Lenin, el acuerdo de organizar la insurrección armada?

En primer lugar, la guerra entre las dos coaliciones europeas, el aumento, en toda Europa, de los elementos de revolución socialista y el peligro de una paz por separado con Alemania, a fin de sofocar la revolución en Rusia. Esa era la situación exterior. En segundo lugar, la conquista de la mayoría en los Soviets por nuestro Partido, los levantamientos campesinos en todo el país, el ascenso del movimiento revolucionario en los frentes, el aislamiento del gobierno burgués de Kerenski y el peligro de una segunda korniloviada. Esa era la situación interior.

Era, más que nada, un frente de lucha política.

El momento crucial se resolvió entonces con la insurrección victoriosa de los obreros y los campesinos y la creación de la dictadura del proletariado.

¿Qué tenemos ahora, a los ocho años de la derrota del Poder de la burguesía?

En primer lugar, la existencia de dos campos en el mundo: el campo del capitalismo, que se estabiliza temporalmente, con un claro ascenso del movimiento revolucionario de las colonias y los países dependientes (China, Marruecos, Siria, etc.), y el campo del socialismo, la Unión Soviética, que se desarrolla económicamente y agrupa en torno suyo tanto a los obreros de los países avanzados como a los pueblos oprimidos de las colonias y los países dependientes, circunstancia que permite convertir la breve “tregua” en todo un período de “tregua”. Esa es la situación exterior.

En segundo lugar, el desarrollo de la industria y de las cooperativas de nuestro país, el mejoramiento de la situación material de los obreros y los campesinos, el mejoramiento indudable de las relaciones entre el proletariado y el campesinado y el fortalecimiento del prestigio del Partido entre los obreros y los campesinos, circunstancia que permite impulsar la edificación socialista juntamente con los campesinos, bajo la dirección del proletariado y de su Partido. Esa es la situación interior.

Es, más que nada, un frente de edificación económica.

¿Terminará este período crucial con el triunfo del proletariado? Eso depende, ante todo, de los éxitos de nuestra edificación, de los éxitos del movimiento revolucionario del Occidente y el Oriente, del desarrollo de las contradicciones que corroen el mundo capitalista.

Hace ocho años, la tarea era unir al proletariado con los campesinos pobres, neutralizar las capas medias del campesinado, aprovechar la lucha a muerte de las dos coaliciones imperialistas y derrocar el gobierno burgués de Rusia, para organizar la dictadura del proletariado, salir de la guerra imperialista, fortalecer los lazos con los proletarios de todos los países e impulsar en ellos la causa de la revolución proletaria.

Ahora, a los ocho años, la tarea es, por una parte, unir al proletariado y a los campesinos pobres con los campesinos medios sobre la base de una alianza sólida entre ellos, asegurar la dirección del proletariado dentro de esa alianza, intensificar el desarrollo y el reequipamiento de nuestra industria, incorporar a masas de millones de campesinos a la cooperación y garantizar de este modo la victoria del núcleo socialista de nuestra economía sobre los elementos del capitalismo; y, por otra parte, organizar la alianza, tanto con los proletarios de todos los países como con los pueblos coloniales de los países oprimidos, para ayudar al proletariado revolucionario en su lucha por la victoria sobre el capitalismo.

La neutralización del campesino medio es ya insuficiente. Ahora, la tarea es establecer con él una alianza sólida para organizar relaciones acertadas entre el proletariado y el campesinado, pues si es cierta la afirmación de Lenin de que “10 ó 20 años de relaciones acertadas con los campesinos, y estará asegurada la victoria en escala mundial”, no son menos ciertas sus palabras de que es preciso “…marchar ahora adelante en masa incomparablemente más vasta y poderosa, y necesariamente unidos con los campesinos.

Ahora, el simple desarrollo de la industria estatal es ya insuficiente. Tanto más insuficiente es su nivel de anteguerra. La tarea consiste ahora en llevar adelante el reequipamiento de nuestra industria estatal y en seguir impulsándola sobre una nueva base técnica. Porque nuestra industria estatal es una industria de tipo socialista. Porque es la base fundamental de la dictadura del proletariado en nuestro país. Porque sin esa base no se puede ni hablar de la transformación de nuestro país en país industrial y de convertir la Rusia de la Nep en la Rusia socialista.

Ahora, el simple desarrollo de las cooperativas en el campo es ya insuficiente. La tarea consiste ahora en incorporar a masas de millones de campesinos a las cooperativas y fomentar la cooperación en el campo, pues la cooperación, con la dictadura del proletariado y con una industria de tipo socialista, es el punto de apoyo fundamental para incorporar al campesinado al sistema de la edificación socialista.

Tales son, en general, las condiciones necesarias para la victoria de la edificación socialista en nuestro país.

Hace ocho años, el Partido logró la victoria sobre el Poder burgués porque supo manifestar firmeza leninista en el cumplimiento de las tareas del proletariado, a pesar de las increíbles dificultades, a pesar de las vacilaciones en algunos de sus destacamentos.

Ahora, a los ocho años, el Partido tiene todas las posibilidades para asegurar la victoria sobre los elementos capitalistas de nuestra economía nacional, si sabe dar pruebas de la vieja firmeza leninista en el cumplimiento de sus tareas, a pesar del sinnúmero de dificultades que tiene ante él, a pesar de las posibles vacilaciones en algunos de sus destacamentos.La firmeza leninista en el cumplimiento de las tareas inmediatas del proletariado es también una de las condiciones más necesarias para la victoria de la edificación socialista.

Publicado con la firma de J. Stalin el 1 de noviembre de 1925 en el núm. 255 de “Pravda”.


J. Stalin. Sobre la perpectiva del PC de Alemania y sobre la bolchevización.

Entrevista con Herzog, miembro del P.C. de Alemania.

1ª  pregunta (Herzog). ¿Considera usted que las relaciones políticas y económicas en la república democrático-capitalista de Alemania son tales que la clase obrera habrá de librar la lucha por el Poder en un futuro más o menos próximo?

Respuesta (Stalin). Sería difícil responder con toda concreción a esta pregunta, si se trata de plazos, y no de tendencias. Huelga demostrar que la presente situación se distingue esencialmente de la situación de 1923, lo mismo por las condiciones internacionales que por las interiores. Eso no excluye, sin embargo, que la situación pueda cambiar radicalmente en un futuro próximo en favor de la revolución, teniendo en cuenta posibles cambios importantes en la situación exterior. La inestabilidad de la situación internacional es garantía de que esa hipótesis puede llegar a ser muy probable.

2ª pregunta. En vista de la presente situación económica y de la actual correlación de fuerzas, ¿necesitaremos de un período preparatorio más largo para ganarnos a la mayoría del proletariado (requisito que Lenin planteó a los Partidos Comunistas de todos los países como una tarea muy importante, precedente a la conquista del Poder político)?

Respuesta. Por lo que se refiere a la situación económica, sólo puedo juzgar por los datos generales de que dispongo. Creo que el Plan Dawes  ha dado ya ciertos frutos, que han permitido estabilizar relativamente la situación. La penetración del capital norteamericano en la industria alemana, la estabilización de la moneda, la mejoría en varias ramas muy importantes de la industria -lo que no significa, ni mucho menos, el saneamiento a fondo de la economía del país- y, en fin, cierto alivio de la situación material de la clase obrera, no han podido por menos de consolidar hasta cierto punto las posiciones de la burguesía en Alemania. Podríamos decir que éste es el lado “positivo” del plan Dawes.

Pero el plan Dawes tiene también lados “negativos”, que en cierto período deben dejarse sentir forzosamente y que harán saltar por los aires sus resultados “positivos”. Es indudable que el plan Dawes representa para el proletariado alemán una doble losa: la del capital interior y la del exterior. Las contradicciones entre la ampliación de la industria alemana y la reducción de los mercados exteriores de esa industria, la desproporción entre las demandas hipertrofiadas de la Entente y las posibilidades máximas de satisfacerlas por parte de la economía nacional alemana, son circunstancias que, al empeorar inevitablemente la situación del proletariado, de los pequeños campesinos, de los empleados y de los intelectuales, no pueden por menos de llevar a un estallido, a la lucha directa del proletariado por la toma del Poder.

Pero no hay que considerar esta circunstancia la única condición favorable de la revolución en Alemania. Para la victoria de esta revolución se necesita, además, que el Partido Comunista represente a la mayoría de la clase obrera, que sea la fuerza decisiva en la clase obrera. Es necesario que la socialdemocracia sea desenmascarada y derrotada, que sea reducida a una minoría insignificante en la clase obrera. De otra manera no puede ni pensarse en la dictadura del proletariado. Para que los obreros puedan vencer, les debe alentar una misma voluntad, les debe guiar un solo partido, que goce de confianza indudable entre la mayoría de la clase obrera. Si dentro de la clase obrera hay dos partidos de igual fuerza que rivalizan entre sí, es imposible una victoria duradera, aunque se den condiciones exteriores favorables. Lenin fue el primero que lo subrayó con insistencia, en el período anterior a la Revolución de Octubre, como condición esencialísima para la victoria del proletariado.

La situación más favorable para la revolución podría considerarse aquella en que la crisis interior de Alemania y el aumento decisivo de las fuerzas del Partido Comunista coincidiesen con graves complicaciones en el campo de los enemigos exteriores de Alemania.

Opino que la falta de esta última circunstancia fue uno de los factores que influyeron más negativamente en el período revolucionario de 1923.

3º pregunta. Usted ha dicho que el P.C. de Alemania debe contar con la mayoría de los obreros. Hasta ahora se ha dedicado a ello demasiado poca atención. ¿Qué cree usted que se debería hacer para convertir el P.C. de Alemania en un partido enérgico, con progresiva capacidad de reclutamiento?

Respuesta. Algunos camaradas suponen que fortalecer el Partido y bolchevizarlo significa expulsar de él a todos los disidentes. Eso, claro está, no es cierto. Desenmascarar a la socialdemocracia y dejarla reducida a una minoría insignificante en la clase obrera sólo es posible en el curso de la lucha cotidiana por las necesidades concretas de la clase obrera. No hay que poner en la picota a la socialdemocracia sobre la base de los problemas del cosmos, sino sobre la base de la lucha cotidiana de la clase obrera por mejorar su situación material y política; por cierto, las cuestiones del salario, de la jornada de trabajo, de las condiciones de vivienda, de los seguros, de los impuestos, del paro obrero, de la carestía de la vida, etc. deben desempeñar un papel muy importante, si no decisivo. Golpear a los socialdemócratas cada día sobre la base de estas cuestiones, poniendo al desnudo su traición: tal es la tarea.

Pero esa tarea no se cumplirá por entero si las cuestiones de la actividad práctica diaria no se ligan a los problemas cardinales de la situación internacional e interior de Alemania, y si en todo su trabajo el Partido deja de enfocar las cuestiones de cada día desde el punto de vista de la revolución y de la conquista del Poder por el proletariado.

Pero esa política únicamente podrá aplicarla un partido que tenga a la cabeza cuadros dirigentes lo bastante expertos para saber aprovechar, con el fin de fortalecer el partido, cada falla de los socialdemócratas y lo bastante preparados teóricamente para que los éxitos parciales no les hagan perder las perspectivas del desarrollo revolucionario.

A ello, principalmente, se debe que el problema de los cuadros dirigentes de los Partidos Comunistas en general, comprendido el Partido Comunista de Alemania, sea uno de los más importantes en la labor de bolchevización.

Para la bolchevización se necesita crear, por lo menos, algunas condiciones fundamentales, sin las que la bolchevización de los Partidos Comunistas es de todo punto imposible.

  • Es necesario qué el Partido no se considere un apéndice del mecanismo electoral parlamentario, como en realidad se considera la socialdemocracia, ni un suplemento de los sindicatos, como afirman a veces ciertos elementos anarco-sindicalistas, sino la forma superior de unión de clase del proletariado, llamada a dirigir todas las demás formas de organizaciones proletarias, desde los sindicatos hasta la minoría parlamentaria.
  • Es necesario que el Partido, y de manera especial sus cuadros dirigentes, dominen a fondo la teoría revolucionaria del marxismo, ligada con lazos indestructibles a la labor práctica revolucionaria.
  • Es necesario que el Partido no adopte las consignas y las directivas sobre la base de fórmulas aprendidas de memoria y de paralelos históricos, sino como resultado de un análisis minucioso de las condiciones concretas, interiores e internacionales, del movimiento revolucionario, teniendo siempre en cuenta la experiencia de las revoluciones de todos los países.
  • Es necesario que el Partido contrasté la justeza de estas consignas y directivas en el fuego de la lucha revolucionaria de las masas.
  • Es necesario que toda la labor del Partido, particularmente si no se ha desembarazado aún de las tradiciones socialdemócratas, se reconstruya sobre una base nueva, revolucionaria, de modo que cada paso del Partido y cada uno de sus actos contribuyan de modo natural a revolucionarizar a las amplias masas, a preparar a las amplias masas de la clase obrera en el espíritu de la de revolución.
  • Es necesario que el Partido sepa conjugar en su labor la máxima fidelidad a los principios (¡no confundir eso con el sectarismo!) con la máxima ligazón y el máximo contacto con las masas (¡no confundir eso con el seguidismo!), sin lo cual al Partido le será imposible, no sólo instruir a las masas, sino también aprender de ellas, no sólo guiar a las masas y elevarlas hasta el nivel del Partido, sino también prestar oído a la voz de las masas y adivinar sus necesidades apremiantes.
  • Es necesario que el Partido sepa conjugar en su labor un espíritu revolucionario intransigente (¡no confundir eso con el aventurerismo revolucionario!) con la máxima flexibilidad y la máxima capacidad de maniobra (¡no confundir eso con el espíritu de adaptación!), sin lo cual al Partido le será imposible dominar todas las formas de lucha y de organización, ligar los intereses cotidianos del proletariado con los intereses básicos de la revolución proletaria y conjugar en su trabajo la lucha legal con la lucha clandestina.
  • Es necesario que el Partido no oculte sus errores, que no tema la crítica, que sepa capacitar y educar a sus cuadros analizando sus propios errores.
  • Es necesario que el Partido sepa seleccionar para el grupo dirigente fundamental a los mejores combatientes de vanguardia, a hombres lo bastante fieles para ser intérpretes genuinos de las aspiraciones del proletariado revolucionario, y lo bastante expertos para ser los verdaderos jefes de la revolución proletaria, capaces de aplicar la táctica y la estrategia del leninismo.
  • Es necesario que el Partido mejore sistemáticamente la composición social de sus organizaciones y se depure de los disgregantes elementos oportunistas, teniendo como objetivo el hacerse lo más monolítico posible.
  • Es necesario que el Partido forje una disciplina proletaria de hierro, nacida de la cohesión ideológica, de la claridad de objetivos del movimiento, de la unidad de las acciones prácticas y de la actitud consciente hacia las tareas del Partido por parte de las amplias masas del mismo.
  •  Es necesario que el Partido compruebe sistemáticamente el cumplimiento de sus propias decisiones y directivas, sin lo cual éstas corren el riesgo de convertirse en promesas vacías, capaces únicamente de quebrantar la confianza de las amplias masas proletarias en el Partido.Sin estas condiciones y otras semejantes, la bolchevización suena a hueco.

    4ºpregunta. Ha dicho usted que, junto a los lados negativos del plan Dawes, la segunda condición para que el P.C. de Alemania conquiste el Poder es llegar a una situación en la que el partido socialdemócrata quede completamente desenmascarado ante las masas y deje de ser una fuerza seria entre la clase obrera. Teniendo en cuenta los hechos reales, aun estamos lejos de eso. Aquí se ponen de manifiesto con evidencia los defectos y la debilidad de los métodos actuales de trabajo del Partido. ¿Cómo eliminarlos? ¿Qué opina usted de las elecciones de diciembre de 1924, en las que la socialdemocracia – un partido totalmente corrompido y putrefacto-, lejos de perder nada, ha ganado unos dos millones de votos?

    Respuesta. No se trata de defectos en el trabajo del Partido Comunista de Alemania. Lo que ocurre es, ante todo, que los empréstitos norteamericanos y la penetración del capital norteamericano en el país, más una moneda estabilizada, mejorando un tanto la situación, han engendrado la ilusión de que es posible eliminar por completo las contradicciones interiores y exteriores ligadas a la situación de Alemania. Montada en el caballo blanco de esas ilusiones ha entrado la socialdemocracia alemana en el Reichstag actual. Wels se engalla ahora con su victoria en las elecciones. No comprende, por lo visto, que se atribuye una victoria ajena. No ha vencido la socialdemocracia alemana, sino el grupo Morgan. Wels no era y no es sino un dependiente de Morgan.

    Publicado el 3 de febrero de 1925 en el núm. 27 de “Pravda”.

J. Stalin. Entorno a la cuestión del campesinado y el proletariado.

Discurso en la XIII Conferencia provincial de la organización de Moscú del P.C.(b) de Rusia 27 de enero de 1925.

Camaradas: Quisiera decir unas palabras acerca de los fundamentos de la política que el Partido ha adoptado ahora con relación al campesinado. No ofrece duda la extraordinaria importancia que en este momento tiene la cuestión del campesinado. Muchos, llevados por un entusiasmo excesivo, incluso afirman que ha advenido una nueva era, la era del campesinado. Otros han comprendido la consigna “de cara al campo” como si dijese que hay que volverse de espaldas a la ciudad. Algunos han llegado incluso a hablar de una Nep política. Eso, claro está, son tonterías. Todo eso, claro está, es apasionamiento. Pero si prescindimos de ese apasionamiento, quedará una cosa, y es que en este momento, precisamente ahora, la cuestión campesina adquiere una importancia muy particular.

¿Por qué? ¿A qué se debe?

Para ello hay dos causas. Me refiero a las causas fundamentales.

La primera causa de que la cuestión campesina haya adquirido ahora en nuestro país una importancia tan particular, se debe a que de los aliados del Poder Soviético, de todos los aliados principales del proletariado -a mi modo de ver, son cuatro-, el campesinado es el único que puede prestar ahora ya una ayuda directa a nuestra revolución. Se trata de una ayuda directa precisamente ahora, en este momento. Ninguno de los restantes aliados, aunque tienen un gran futuro y representan una inmensa reserva de nuestra revolución, está ahora, por desgracia, en condiciones de prestar ayuda directa a nuestro Poder, a nuestro Estado.

¿Qué aliados son ésos?

El primer aliado, nuestro aliado principal, es el proletariado de los países desarrollados. El proletariado de vanguardia, el proletariado del Occidente, es una fuerza grandiosa y el aliado más fiel y más importante de nuestra revolución y de nuestro Poder. Pero, lamentablemente, el estado de cosas es tal, la situación del movimiento revolucionario en los países capitalistas desarrollados es tal, que el proletariado del Occidente no se encuentra en condiciones de prestarnos ahora una ayuda directa y decisiva. Tenemos su apoyo indirecto, su apoyo moral, hasta tal punto importante, que ni siquiera puede valorarse, que es inapreciable. Pero, sin embargo, no es la ayuda directa e inmediata que ahora necesitamos.

El segundo aliado son las colonias, los pueblos oprimidos de los países poco desarrollados, a los que subyugan países más desarrollados. Esa, camaradas, es una formidable reserva de nuestra revolución. Pero se pone en movimiento con excesiva lentitud. Viene a prestarnos ayuda directa, mas, por lo visto, no llegará pronto. Y, precisamente por ello, no está en condiciones de prestarnos ahora mismo una ayuda directa en nuestra edificación socialista, en la empresa de consolidar el Poder, en la empresa de edificar la economía socialista.

Tenemos un tercer aliado, intangible, impersonal, pero importante en el más alto grado. Se trata de los conflictos y contradicciones entre los países capitalistas; no pueden ser personificadas, pero constituyen, sin duda alguna, un apoyo importantísimo para nuestro Poder y nuestra revolución. Podrá parecer extraño, pero es un hecho, camaradas. Si las dos principales coaliciones de países capitalistas del tiempo de la guerra imperialista no hubiesen estado enzarzadas en 1917 en una lucha a muerte, si no hubieran estado tratando de estrangularse mutuamente, si no hubiesen estado ocupadas la una con la otra, sin tiempo libre para entregarse a la lucha contra el Poder Soviético, éste difícilmente habría podido sostenerse entonces. La lucha, los conflictos y las guerras entre nuestros enemigos, lo repito, son un importantísimo aliado nuestro. ¿Qué puede decirse de ese aliado? Ahora ocurre que el capitalismo mundial, tras de haber atravesado varias crisis en la postguerra, ha empezado a reponerse. Eso hay que reconocerlo. Los principales vencedores -Inglaterra y Norteamérica- se han fortalecido de tal modo, que tienen la posibilidad material, no ya de arreglar en su país los asuntos del capital de manera más o menos tolerable, sino de inyectar sangre a Francia, a Alemania y a otros países capitalistas. Eso por una parte. Y ese aspecto del asunto lleva a que las contradicciones entre los países capitalistas no se desarrollen por el momento con la intensidad con que se desarrollaron inmediatamente después de la guerra. Eso es un tanto en favor del capital y un tanto en contra de nosotros. Pero este proceso tiene otro aspecto, su reverso. Y el reverso es que, con toda la estabilidad relativa que el capital ha logrado establecer por ahora, las contradicciones del otro extremo de las relaciones, las contradicciones entre los países avanzados explotadores y los países atrasados explotados, las colonias y los países dependientes, empiezan a agudizarse y ahondarse cada vez más, amenazando con malograr el “trabajo” del capital en un punto nuevo, “inesperado”. La crisis de Egipto y del Sudán -tendréis noticias de ello por los periódicos-, varios nudos de contradicciones en China, capaces de enemistar a los actuales “aliados” y de hacer saltar el poderío del capital, una nueva serie de nudos de contradicciones en el Norte de África, donde España pierde Marruecos, hacia el que Francia alarga las garras, pero sin poderlo atrapar, porque Inglaterra no consentirá el control de Francia sobre Gibraltar: todos éstos son hechos que nos recuerdan mucho el período de la anteguerra y que no pueden por menos de constituir una amenaza para el “trabajo constructivo” del capital internacional.

Tales son los pros y los contras en el balance general del desarrollo de las contradicciones. Pero como por ahora los pros del capital predominan en este terreno sobre los contras, y como ni para hoy ni para mañana se deben esperar choques bélicos entre los capitalistas, está claro que la situación, por lo que respecta a nuestro tercer aliado, no es todavía la que desearíamos.

Queda el cuarto aliado, los campesinos. Los tenemos cerca, vivimos con ellos, y con ellos, bien o mal, construimos la nueva vida. Este aliado, vosotros lo sabéis, no es muy firme, los campesinos no son un aliado tan seguro como el proletariado de los países capitalistas desarrollados. Pero son, con todo, un aliado, y de todos los que tenemos es el único que nos presta y nos puede prestar ayuda directa ahora mismo, recibiendo la nuestra a cambio.

Por eso, la cuestión del campesinado adquiere particular importancia precisamente en estos momentos, cuando se retarda un tanto el desarrollo de las crisis revolucionarias y de otro género.

Tal es la primera causa de la particular importancia de la cuestión campesina.

La segunda causa de que en el vértice de nuestra política pongamos en estos momentos la cuestión campesina es que nuestra industria -base del socialismo y de nuestro Poder- se apoya en el mercado interior, en el mercado campesino. Yo no sé qué sucederá cuando nuestra industria se desarrolle al máximo, cuando cubramos las necesidades del mercado interior y se nos plantee el problema de conquistar el mercado exterior. Ese problema surgirá en el futuro, podéis estar seguros. Es difícil que entonces logremos arrancar al capital, más ducho que nosotros, mercados exteriores en el Occidente. Ahora bien, en cuanto a los mercados del Oriente -nuestras relaciones con el cual no son malas e irán mejorando-  , tendremos condiciones más propicias. Es indudable que la producción textil, el material de defensa, las máquinas, etc. serán los principales artículos que proporcionaremos al Oriente, en competencia con los capitalistas. Pero eso se refiere al futuro de nuestra industria. En cuanto al presente, cuando no hemos cubierto ni una tercera parte de la demanda de nuestro mercado campesino, el problema fundamental de hoy día, del momento actual, es el del mercado interior, y en primer término, del mercado campesino. Y precisamente porque en estos momentos el mercado campesino constituye la base fundamental de nuestra industria, precisamente por ello, estamos nosotros interesados, como Poder y como proletariado, en mejorar por todos los medios la situación de la economía campesina, en mejorar la situación material del campesinado, en elevar su capacidad adquisitiva, en mejorar las relaciones entre el proletariado y el campesinado, en establecer la ligazón de que hablaba Lenin, pero que todavía no hemos establecido como se debe.

Ahí reside la segunda causa de que, como Partido, debamos destacar en estos momentos a un primer plano la cuestión del campesinado, de que debamos manifestar una atención especial y un desvelo especial por el campesinado.

Tales son las premisas de la política de nuestro Partido en la cuestión del campesinado.

La desgracia, camaradas, consiste en que muchos de nuestros militantes no comprenden o no quieren comprender toda la importancia de esta cuestión.

Se dice con frecuencia: entre nuestros líderes de Moscú está de moda hablar del campesinado. Eso, seguramente, no va en serio. Eso es diplomacia. Moscú necesita hablar así para el mundo exterior; pero nosotros podemos continuar la vieja política. Así se expresan unos. Otros afirman que lo que se dice acerca del campesinado no son más que palabras. Si los moscovitas, en vez de estar metidos en sus oficinas, vinieran al campo, verían como son los campesinos y cómo se recaudan los impuestos. Se suelen oír tales opiniones. Yo creo, camaradas, que de todos los peligros que tenemos ante nosotros, el más serio es esta incomprensión de la tarea planteada que demuestran los funcionarios de nuestras organizaciones locales.

Una de dos:

O nuestros camaradas de las organizaciones comprenden toda la importancia de la cuestión del campesinado, y, en tal caso, se dedicarán de veras a incorporar a los campesinos a nuestra labor de edificación, se dedicarán a mejorar la economía campesina y a fortalecer la ligazón; o los camaradas no lo llegan a comprender, y, en tal caso, todo puede terminar con el hundimiento del Poder Soviético.

No crean los camaradas que trato de asustar a nadie. No, camaradas, no hay por qué asustar ni tiene sentido hacerlo. El asunto es demasiado serio y hay que afrontarlo como corresponde a hombres serios. Al llegar a Moscú, los camaradas tratan con frecuencia de mostrarlo todo “de color de rosa”: fijaos, parecen decir, en el campo todo marcha bien. A veces, esa bonanza oficial produce náuseas. Está claro que ni hay bonanza ni puede haberla. Está claro que existen defectos, los cuales es preciso poner de relieve, sin temor a la crítica, y eliminar después. Y el problema se plantea así: o nosotros, todo el Partido, damos a los campesinos y obreros sin-partido la posibilidad de que nos critiquen, o nos criticarán con levantamientos. La sublevación de Georgia ha sido una crítica. La sublevación de Tambov también ha sido una crítica. Y la sublevación de Cronstadt, ¿no es una crítica? Una de dos: o abandonamos la bonanza burocrática y el espíritu burocrático en la solución de los asuntos y no tememos la crítica, dejando que nos critiquen los obreros y los campesinos sin-partido, que en su propia carne sufren los resultados de nuestros errores; o no lo hacemos, el malestar se irá acumulando, irá creciendo, y entonces vendrá la crítica de las sublevaciones.

El peligro mayor reside ahora en que muchos de nuestros camaradas no comprenden esta particularidad de la presente situación.

¿Tiene esta cuestión -la cuestión del campesinado- alguna relación con el problema del trotskismo, con el problema que habéis discutido aquí? Indudablemente, la tiene.

¿Qué es el trotskismo?

El trotskismo es la falta de fe en las fuerzas de nuestra revolución, la falta de fe en la alianza de los obreros y los campesinos, la falta de fe en la ligazón. ¿Cuál es nuestra tarea principal ahora? Diciéndolo con palabras de Ilich, convertir la Rusia de la Nep en la Rusia socialista. ¿Se puede cumplir esta tarea sin establecer la ligazón? No, no es posible. ¿Se puede lograr la ligazón, lograr la alianza de los obreros y los campesinos, sin echar por tierra la teoría de la falta de fe en esa alianza, es decir, la teoría del trotskismo? No, no es posible. La conclusión es clara: quien quiera salir de la Nep vencedor, debe enterrar el trotskismo como corriente ideológica.

Antes de la revolución en octubre, Ilich decía con frecuencia que de todos los adversarios ideológicos, los más peligrosos eran los mencheviques, pues trataban de inculcar la falta de fe en la victoria de Octubre. Por eso -decía-, sin destrozar el menchevismo es imposible lograr la victoria de Octubre. Yo creo que hay cierta analogía entre el menchevismo de entonces, del período de Octubre, y el trotskismo de ahora, del período de la Nep. Creo que, de todas las corrientes ideológicas dentro del, comunismo, en el momento actual, después del triunfo de Octubre, en las presentes condiciones de la Nep, hay que considerar el trotskismo cómo la más peligrosa, puesto que trata de inculcar la falta de fe en las fuerzas de nuestra revolución, la falta de fe en la alianza de los obreros y los campesinos, la falta de fe en la transformación de la Rusia de la Nep en la Rusia socialista. Por eso, sin aplastar el trotskismo, no es posible triunfar dentro de las condiciones de la Nep, no es posible conseguir la transformación de la Rusia actual en la Rusia socialista.

Tal es la relación entre la política del Partido respecto a los campesinos y el trotskismo.

Publicado el 30 de enero de 1925 en el núm. 24 de “Pravda”.

 

SOBRE EL PELIGRO DE DERECHA EN EL P.C.(b) DE LA U.R.S.S. Stalin

Discurso en el Pleno del Comité de Moscú
y de la Comisión de Control de Moscú
del P.C.(b) de la U.R.S.S.

19 de octubre de 1928

  Creo, camaradas, que es necesario, ante todo, dejar a un lado las pequeñeces, las cuestiones personales, etc., para resolver el problema que nos interesa, que es el de la desviación de derecha.

Continuar leyendo “SOBRE EL PELIGRO DE DERECHA EN EL P.C.(b) DE LA U.R.S.S. Stalin”

Entrevista a Stalin con el escritor inglés H. G. Wells


Wells: Le estoy muy agradecido, Sr. Stalin, por darme la oportunidad de conversar con Ud. Hace poco estuve en los Estados Unidos. Tuve una larga entrevista con el presidente Roosevelt, y en ella traté de averiguar, por cuáles ideas se deja guiar él. Ahora vengo con Ud. para preguntarle, qué hace para cambiar el mundo.

Stalin: No tanto.

Wells: Viajo por el mundo como hombre sencillo, y como hombre sencillo observo lo que sucede a mi alrededor.

Stalin: Hombres de la vida pública de su importancia, no son “gente sencilla”. Naturalmente, sólo la historia pronuncia el juicio definitivo acerca de la importancia que tal o cual hombre haya tenido efectivamente; pero en todo caso, Ud. no contempla el mundo con los ojos del “hombre sencillo”.

Continuar leyendo “Entrevista a Stalin con el escritor inglés H. G. Wells”

Las enseñanzas de Stalin, guía luminoso para los comunistas españoles

La guerra nacional revolucionaria de España mantuvo a las fuerzas progresistas y revolucionarias de todo el mundo en alta tensión durante dos años y medio. El pueblo español sostuvo una magnífica lucha armada en defensa de sus conquistas revolucionarias y de su independencia nacional contra un enemigo superior; una lucha que fue larga, obstinada y rica en heroísmo.

Continuar leyendo “Las enseñanzas de Stalin, guía luminoso para los comunistas españoles”